Los comerciantes de carnes bovina, porcina, peces y aves en Pitalito de manera articulada con la secretaría de salud municipal vienen adelantando adecuaciones de sus lugares de trabajo para garantizar el cumplimiento de la ley 1500 del 2007 que reglamentan la comercialización de este tipo de productos.

La secretaria de salud, Yaneth Sofía Ortiz Parra, destacó la buena disposición de los comerciantes de acatar las disposiciones legales. “Han sido receptivos, propositivos y hemos logrado avanzar significativamente en el tema de las condiciones de higiene y exhibición del producto que se está expendiendo”, dijo la funcionaria. De acuerdo con el decreto 1500 del año 2007, a partir del próximo 18 de octubre se acaba la venta de carne en gancho; el producto deberá estar dispuesto en refrigeradores panorámicos bajo temperaturas idóneas de conservación, y para permitir que el comprador pueda observar y escoger el producto sin tocarlo, y sin que esté expuesto a las partículas del medio ambiente.

La psicóloga Yaneth Sofía Ortiz Parra extendió la invitación a la comunidad Laboyana para que realice sus compras en puntos que cumplan con las condiciones de calidad, higiene y exhibición de los productos para evitar riesgos de salud por prácticas inadecuadas. “Una forma de apoyar a estos comerciantes que han realizado inversiones significativas en sus neveras y mejoras de sus sitios de labores es comprándoles a ellos sus productos; en los sitios de confianza que cumplan con buenas prácticas de manipulación” sentenció la portavoz del gobierno municipal.

La normatividad contempla el cierre de establecimientos que no se ajusten a los requerimientos de ley. A partir de la fecha señalada se adelantarán operativos de supervisión a cargo de la policía ambiental, secretaría de salud, secretaría de gobierno e inclusión social e INVIMA.

El gerente de la empresa Sur Colombiana de Gas, Camilo Ernesto Lozano Hermida, confirmó que en noviembre inicia el proceso de ejecución de obras para la masificación del servicio de gas natural en nueve veredas del área rural de Pitalito con una inversión cercana a los 4.200 millones de pesos, en convenio con la gobernación del Huila y la alcaldía municipal.

 

El proyecto de ampliación del servicio de gas natural por red fue aprobado mediante acuerdo 073 del 2018 a través de OCAD. De acuerdo con el proyecto, para el caso de Pitalito será 1.000 hogares beneficiados distribuidos en cuatro sub proyectos en las veredas: Paraíso la Palma, Mortiñal, Charcho del Oso, la Cristalina, Villa Fátima, Montecristo, el Cedro, el Macal, el Triunfo y Santa Rita. “Estamos hablando de impactos favorables en materia ambiental, social y económica para los entornos familiares que las personas que se beneficiarán con esta iniciativa de gasificación” dijo el señor Lozano Hermida.

 

Según las cifras oficiales, el proyecto en el sector de Paraíso la Palma beneficiará 146 usuarios, y tendrá una inversión de $500 millones de pesos. En las veredas Mortiñal y Charco del Oso, el proyecto tiene un costo de 1.600 millones de pesos y 254 usuarios, que incluyen residentes en la vereda Palmito de Timaná. Para el caso de la Cristalina, Villa Fátima, Montecristo y el Cedro la inversión alcanza los 1.200 millones de pesos y 250 beneficiarios. Finalmente, en las zonas de Macal, el Triunfo y Santa Rita los recursos asegurados son 970 millones de pesos para beneficio de 350 usuarios individuales.

 

El gerente de Surgas destacó la importancia de esta iniciativa en el hecho que evitará la tala indiscriminada de bosque que afecta las zonas de amortización de las fuentes hídricas. Así mismo, ayudará a prevenir enfermedades respiratorias agudas provocadas por la permanente exposición e inhalación de humo en las cocinas de leña.

La administración municipal y Empitalito adelantan el proceso de construcción de un cuarto de basuras para la disposición adecuada de los residuos o desechos generados por la actividad económica de los concesionarios de la plaza de mercado minorista de Cálamo.

 

Este espacio permitirá contar con unas instalaciones adecuadas para resolver el problema de manera directa e indirecta a vendedores y consumidores por la inadecuada disposición de residuos, la presencia de aves carroñeras y la generación de olores.

 

El cuarto de basuras tendrá un área de 108 metros cuadrados, cinco compartimientos recubiertos en fibra de vidrio para prevenir el deterioro por lixiviados y un sistema con vigas, columnas en concreto.

"Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación..." Artículo 13 constitución nacional.

 

¡Venturoso aquél a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecérselo a otro que al mismo cielo!

 

Una gratitud perenne para todos los representantes, delegados y voceros de Entidades e Instituciones oficiales y privadas por brindar su apoyo y colaboración para esta jornada especial de atención a los habitantes de calle en el municipio de Pitalito.

Seguimos trabajando por un Pitalito Territorio Ideal

Martes, 05 Junio 2018 19:53

Historia

Escrito por

En 1818, fue designado cura para la Aldea de los Laboyos, el presbítero José Hilario López, en cuya administración se comenzaron a realizar las primeras construcciones en el actual sitio de Pitalito, en un amplio llano sembrado de Guaduales, cachimgos y árboles propios de éste piso térmico. El documento fechado el 2 de diciembre de 1835 en el mismo lugar, siendo cura Jerónimo España, Catarina Artunduaga, hija de José de Artunduaga, hizo donación del lote que había sido demarcado para la plaza principal, lo mismo que los solares para el templo y casa cural. La benefactora murió el 11 de julio de 1838.

Con fecha 9 de diciembre de 1818, el cabildo de la villa de Timaná determina elegir alcaldes para los distintos partidos. Fue designado por primera vez para la villa de Pitalito, a Luis Cristóbal de Cuellar, cuya elección se había tenido en cuenta por ser curato separado. Sin embargo a esta elección recayó la siguiente providencia: “...Tampoco se aprueba ni afirma la elección del alcalde partidario para la nueva parroquia de Pitalito, a Cristóbal de Cuéllar, cuya elección no consta en este gobierno...”

Después de la victoria del puente de Boyacá y con fecha 9 de diciembre de 1820, el cabildo de Timaná eligió como alcalde del partido de Pitalito a Ignacio de Cabrera y Rojas, primero que hubo en el municipio, el cual tomó posesión de su cargo el 6 de enero de 1821, ante el cabildo de Timaná reunido en Garzón. Durante el año de 1822 ocupó la alcaldía Jorge de Cuéllar, hijo de Luis Cristóbal. En 1823, Leandro Parra; en 1824 Joaquín Calderón.

La conquista

El Valle de Laboyos, terreno sobre el cual se encuentra hoy Pitalito, fue una importante zona en las acciones de la conquista, habitado en gran parte de su territorio por tribus de las naciones de Timaná y Yalcon, fue descubierto en los últimos meses del año 1538 por Sebastián de Belalcázar y su expedición. Sabemos que salieron de Popayán, transmontaron la cordillera central por la región del Puracé hasta alcanzar la parte superior del río Mazamorras, siguieron el curso de este río y por la región de Isnos llegaron al valle de Pitalito, que al decir del mismo cronista, Juan de Castellanos en una de sus elegías, fue como llegar a la tierra prometida. Allí fundó en 1539 el capitán Pedro de Añasco, una villa que primitivamente recibió el nombre de Guacayo o Guacacallo (río de las tumbas), en tierras de cálamo y en una de sus terrazas del valle de Pitalito.

Fundación

José Hilario López fue nombrado ya en propiedad cura de la viceparroquia de Los Laboyos en el año de 1818. En este año algunos de los vecinos de la viceparroquia, resolvieron construir sus casas de habitación en el sitio que denominaban Pitalito, situado a dos leguas al noreste de la aldea los Laboyos, atraídos por lo pintoresco de la región, por la feracidad del suelo, la bondad del clima y la abundancia de sus aguas así como de materiales de construcción. A éstos siguieron otros y otros en el mismo año, dando por resultado que la aldea de los Laboyos se despobló en muy poco tiempo, porque casi todos sus habitantes se trasladaron a poblar la región de Pitalito en la hacienda de Cálamo y colindando con la hacienda de Solarte donde existían ya más de dos mil cabezas de ganados vacuno y caballar.

Como consecuencia, José Hilario López construyó una capilla de paja en esta nueva región, la primera que hubo en aquel lugar, situada en donde se encuentra en la actualidad el templo de San Antonio, en cuyo frente demarcó la plaza, y a sus costados las calles de la nueva población, lo que se efectuó en el año de 1819.

Toponimia

La palabra Pitalito es un toponímico que viene de la voz pitu, botón de planta; pitaj, alguien; pita, hilo. Lo anterior le daría una relación directa con la planta de Pitahaya o en su defecto con la mata de Pita cuyo significado en cualesquiera de las lenguas quechuas es 'hilo delgado'.

Sin embargo se dice también que Pitalito, es un diminutivo de Pital cuando algunos de sus habitantes venidos de éste histórico municipio fundado por allá en el año de 1719, resolvieron radicarse en Cálamo y luego de formada su respectiva colonia, la denominaron el Pitalito. Según datos históricos confiables, una quebrada que surcaba el centro de la altiplanicie de Pitalito llevaba el nombre de El Pital y posteriormente pasó a llamarse quebrada de Aguablanca, lo que confirmaría la influencia ejercida por los inmigrantes laboyanos en el área del naciente poblado.

Debido a su ubicación en el Valle de Laboyos, los nacidos en Pitalito, son llamados laboyanos, el cuál es su único gentilicio.